Álvaro Bautista firma puestos de ‘top ten’ tras la primera jornada en Montmeló

Álvaro Bautista
Typography

Lo avisó desde el jueves: “Podemos estar ahí”. Y Marc Márquez (Repsol Honda Team) lo demostró: fue el más rápido del día con una última vuelta estratosférica: ni siquiera al encontrarse la moto de Loris Baz (Reale Avintia Racing) en el suelo, detuvo un giro en el que paró el cronómetro en 1:44.295. Dominó, tanto la sesión matinal con condiciones mixtas, como la FP2.

Gestionar bien los neumáticos será clave en este Gran Premio, los pilotos tendrán que ‘sobrevivir’ sin gastarlas. Todas las Honda, menos Jack Miller calzaron sus monturas con gomas duras delante, algo varias marcas no consiguieron.

El Gran Premio Monster Energy de Cataluña es una prueba de fuego para el Ducati Team, y de momento no se están quemando: tras la grandiosa victoria de Andrea Dovizioso en Mugello, las Ducati estuvieron delante el primer día en Barcelona: Jorge Lorenzo fue segundo y Andrea Dovizioso cuarto.

La única Yamaha que estuvo entre los primeros fue la de Jonas Folger (Monster Yamaha Tech3). Se coló tercero y confirma que los viernes está delante: En Mugello fue segundo el primer día tras Cal Crutchlow.

Maverick Viñales (Movistar Yamaha MotoGP) tuvo problemas: al final de su primera tanda de vueltas se mostró contrariado. Sufrió de falta de adherencia tanto en el tren delantero como el trasero. Montó neumático blando y consiguió escalar en la clasificación hasta la 16.ª posición.

Valentino Rossi, que nos está acostumbrando rodar en posiciones retrasadas los viernes, consiguió su objetivo: Fue décimo y se salvaría de la Q1 en el caso de que mañana por la mañana comenzara a llover. La Yamaha sólo consigue adherencia en el tren delantero con la goma blanda, algo que no es un problema para las sesiones cronometradas, pero que sí puede convertirse en un lastre para la carrera, puesto que no su adherencia baja demasiado pronto.

Papel destacado para Álvaro Bautista (Pull&Bear Aspar Team) en el día inaugural de la categoría reina. Sufrió una caída en la Curva 14 del trazado catalán, la nueva chicane de entrada a meta, pero se mantuvo como más rápido de la sesión durante un periodo largo. Finalmente terminó noveno.