21
Dom, Abr

Un tanto del talaverano Dani lleva a Castilla-La Mancha a terminar con pleno de victorias en el Zonal

Fútbol
Typography

Partido disputadísimo el segundo de esta jornada en el estadio Las Espigueras de Melilla entre dos selecciones, la de Asturias y la de Castilla La Mancha con una virtud principal: el orden. En una primera mitad igualadísima, los dos internacionales que atesora el equipo asturiano no han servido para descolocar a una hermética Castilla La Mancha, que ha cerrado todos los espacios y no ha concedido ninguna ocasión de gol en la primera mitad del encuentro.

Resguardado por esa coraza el equipo de Jesús Moreno esbozó su estrategia tratando de aprovechar los escasos errores de su rival, que fueron muy pocos, para proyectarse en ataque. En vista de que jugar por el centro del campo resultaba harto difícil, los castellano-manchegos volcaron su fútbol por banda izquierda, con un activo Loro que desbordaba por su costado para finalizar por el contrario, con el llegador Dani en la generación de peligro.

Así llegaron las dos primeras ocasiones para Castilla La Mancha, con Dani con protagonista en ambas, la primera de ellas tratando de rematar un balón cuando se encontraba tapado por un adversario, y la segunda con un disparo en posición inmejorable cuyo trallazo repelía el portero. Una ocasión pintiparada en una de las escasas llegadas claras del partido para uno y otro equipo.

Reaccionó Asturias y en la única concesión de Castilla-La Mancha, Álvaro avanzó por banda derecha y disparó raso obligando a Lajarín a realizar una acrobática parada. Fue la única que tuvo Asturias en este lapso que no podemos calificar como ocasión. La igualdad de los dos equipos solamente podía desequilibrarse con un error y este lo cometió el central izquierdo de Asturias, que se entretuvo con el balón y allí apareció en la presión el talaverano Dani para robar y provocar un penalti que se encargó de materializar él mismo con un certero disparo pegado a la cepa de poste derecho.

Era el minuto 36 y Castilla-La Mancha, que se ponía por delante en el marcador, tenía ahora el objetivo primordial de aguantar el resultado hasta el descanso para reponer fuerzas y diseñar la defensa de su ventaja. Y lo hizo a la perfección, dejando pasar el tiempo sin concesión alguna hasta el final de la primera mitad.

El plan que trazó Jesús Moreno, visto lo visto, fue juntar el equipo y no correr riesgos esperando para dar el zarpazo definitivo. Así transcurrieron los primeros quince minutos de la segunda parte, donde no sucedió nada. Asturias quería proponer pero se encontró a Castilla-La Mancha seria y tensa. El partido pasó a un período de imprecisiones donde ninguno de los equipos era capaz de hilvanar jugadas, sin duda fruto de la intensidad que le estaban poniendo los dos equipos.

Pero a partir del minuto 60 empezó a hacer mella el esfuerzo del día anterior en los jugadores castellano manchegos. Eso y que Moro entró en juego con el balón hizo que Castilla-La Mancha pasara por unos minutos de sufrimiento y nerviosismo, momento que aprovechó Asturias para fabricar su mejor ocasión con un balón al palo.

Pero se rehízo Castilla-La Mancha mentalmente y volvió a tener el control del partido, llevándolo a su terreno, prodigándose incluso, en ocasiones, en ataque, principalmente por medio de Loro y Dani, aunque también lo intentaron los laterales, Sergio y Samu, muy firmes en defensa y peligrosos en ataque. En una de esas Samu se lanza como un proyectil por su banda, sorteando a cuantos rivales le salen a su paso y dispara desde la frontal del área excesivamente alto.

Pasaba el tiempo y Castilla-La Mancha iba consiguiendo su objetivo, con mucho esfuerzo y tesón pero haciéndose con los tres puntos. Jesús Moreno inició el carrusel de cambios en los últimos minutos de partido, tratando de insuflar oxígeno al terreno de juego para defender su renta y parando el partido en un momento crucial. Asturias lo intentó hasta el final con ataques infructuosos que metieron el miedo en el cuerpo pero que no evitaron la victoria final castellano manchega.