Jesús Jiménez y José Arnaiz completaron la lista de premiados para el balompié talaverano

Fútbol
Typography

La fiesta del fútbol y fútbol sala de Castilla-La Mancha ha tenido este lunes su broche de oro con la entrega de los premios Balón de Castilla-La Mancha a los mejores jugadores y jugadoras de la región.

Como en ediciones anteriores, los grandes goleadores de nuestro fútbol han vuelto a copar el protagonismo y se han llevado los galardones más prestigiosos en esta cuarta edición, elegidos por un jurado compuesto por más de 150 personas entre capitanes, entrenadores y periodistas.

El delantero talaverano del Real Valladolid José Manuel Arnaiz ha sido uno de los grandes protagonistas de la noche al llevarse el premio al Mejor Jugador castellano-manchego en la Liga 123, imponiéndose al actual bicampeón del trofeo, su paisano David Rodríguez (AD Alcorcón), y al guardameta del Cádiz CF Alberto Cifuentes.

Sus 11 goles en Segunda División le han servido como aval para vencer  en uno de los premios más igualados de la historia de este galardón, ya que apenas 9 puntos de diferencia han separado a los 3 finalistas.

En Tercera División, el delantero del CF Talavera de la Reina, Jesús Jiménez, se ha impuesto con claridad al toledano Gabri y los tres representantes del Villarrobledo (Pituli, Calle y Theo) para suceder a Miguel Ángel Ureña en el trono de Mejor Jugador del Grupo 18.

La temporada de su equipo, culminada en la consecución del título, y los 24 goles conseguidos por Jesús Jiménez han sido los avales con los que el jurado ha premiado al madrileño.

Quien no ha podido completar la fiesta del campeón ha sido su entrenador Fran Alcoy, ya que el premio al Mejor Entrenador ha recalado en el técnico del Conquense, José Manuel Poyatos, tras una apretada disputa entre ambos y el técnico del Tomelloso, Darío Martín.