21
Mar, Nov

El derbi comarcal de Tercera División se resuelve con un empate entre Sporting y Calera

Fútbol-Sala
Typography

Empate en el derbi comarcal de Tercera División de Fútbol Sala en un partido que tuvo de todo y que finalmente se quedó en tablas (5-5) en un encuentro en el que cada parte estuvo dominada por un equipo diferente.

Comenzaba el partido con un aluvión de ocasiones del Academia Goma Sporting Talavera Futsal que materializó una de las primeras con un disparo exterior que entraba por el palo corto, obra de Mario Cerro. Acto seguido y antes del gol, Mario Ortiz, Sanju y el mismo Mario Cerro habían podido sumar al marcador tras varios disparos claros, incluyendo uno al larguero.

Despertó el Calera Fútbol Sala, pero fue un espejismo, con una acción de Miguelito desaprovechada. Y es que el conjunto de Armando García volvía a la carga ante un nulo equipo de Álvaro Fernández, que no daba continuidad al juego de ataque y que apenas hilaba dos pases seguidos.

El cancerbero Luis paraba una jugada fuera del área, que significaba claramente una expulsión, que el árbitro perdonó. Igualmente lo hizo perdonando la segunda amarilla a Mario Ortiz, segundos antes.

El derbi se calentaba, ya lo había hecho antes con una tangana entre Sanju y Chapa, y lo hizo después con una entrada a Mario Talavera, que no pitó el árbitro y que Luís tiró fuera para ser atendido el jugador calerano.

Esta jugada traería cola en el partido. Y es que Sporting no devolvería la pelota y además, aprovechaba que los visitantes lo esperaban para poner el 2-0, obra de Mario Ortiz tras el saque de Mario Cerro.

El revuelo fue monumental y acabó con un acto de ‘fair play’ de los locales, que liderados por su entrenador Armando García, decidieron dejar a Álvaro poner el 2-1, enmendando así su gesto del gol anterior.

Quizás esto despertó a un Calera que, por fin, apareció por el Primero de Mayo. Los visitantes cogieron el balón y empezaron a moverlo, teniendo alguna ocasión. Pero se encontrarían con una pérdida en campo propio que Cacho aprovechaba para poner el 3-1 y dar un palo moral a un Calera que ya venía tocado.

Las complicaciones se acumulaban y Chapa veía la segunda amarilla para ser expulsado y afrontar Calera una inferioridad (4x3). Lo realmente sorprendente fue que Calera jugó el balón mejor que con cuatro jugadores e hizo que este primer minuto de inferioridad pasase sin pena ni gloria.

Comenzaba la segunda, con Calera en inferioridad aun. Los visitantes realizaron un gran trabajo defensivo y no encajaron el gol que si encajarían tras recuperar al jugador. David Teca ponía el balón en la escuadra tras un rechace de la defensa calerana.

Bocinazo de salida de Calera, que después de tirar 22 minutos de partido, aterrizó y se puso a jugar. El juego de cuatro comenzó a ser fluido y empezaron a llegar las ocasiones. Primero Alberto, después Moro y posteriormente Álvaro. Y sería finalmente Moro quien culminaba una buena acción para poner con un potente zapatazo el 4-2.

De cinco iba Calera, que le duró poco el balón en la primera jugada y que volvía a alternar con el juego de cuatro. En una acción magistral de Mini por banda, se marchaba de su defensor y asistía a Miguelito que ponía el 4-3.

Ahora sí, el conjunto visitante mantenía el portero jugador en busca de la remontada y fallaba una clara primera por medio de Miguelito. Pero no perdonaba Bauti en el segundo palo un pase medido de Mini y empataba el partido.

El portero jugador de Calera daba muchas opciones a los visitantes, que volverían a alternar con unos minutos en el 4x4 para intentar aprovechar el noqueo del rival. Pero Sporting fue despertando y pudo ponerse por delante con dos ocasiones consecutivas claras. También Miguelito que gozaba de un 1x1 que a punto estaba de suponer la ventaja.

De cinco volvía Calera, que perdía un balón claro y Mario Cerro lo aprovechaba. Pero sacaba Calera y otra jugada con portero-jugador hacía que el balón llegase a Bauti que empataba de nuevo el partido.

De tú a tú llegaban los minutos finales, que Sporting Talavera empezaba hundiendo mucho a la defensa calerana. Los locales atacaban con acciones de uno contra uno, respondidas por el juego de cinco del rival. Y así, entre ocasiones de uno y otro y con los de Álvaro Fernández en bonus entrábamos en los minutos finales.

Bauti perdonaba sólo en el segundo palo, Miguelito tuvo dos mano a mano y la última del partido, obra de Mini. El jugador calerano aprovechaba un gran movimiento en el portero jugador para rematar desde el punto de penalti y que el balón pasase entre las piernas de Álvaro, que con grandes reflejos la cogía en la línea de gol. Ahí murió el derbi. Un derbi que tuvo de todo, menos ganador.