23
Mié, Oct
0 Nuevos artículos

Una caída de Álvaro Bautista certifica el título de Jonathan Rea en el Mundial de Superbikes

Álvaro Bautista

Magny-Cours ha vuelto a ser una pista mágica para Jonathan Rea. Por tercer año consecutivo, el trazado francés ha sido el escenario de la coronación del piloto norirlandés, que este domingo se ha asegurado el título de WorldSBK de 2019 con una soberbia exhibición, y ya acumula cinco títulos mundiales de la categoría reina en cinco años, más que ningún otro en la historia del campeonato.

No era un guion a priori demasiado previsible, ya que para coronarse este domingo, Rea debe ganar la Carrera 2 y esperar a que Álvaro Bautista quedase por debajo del undécimo puesto, pero las circunstancias han querido que su rival quedase eliminado casi a las primeras de cambio.

La carrera ha arrancado con Toprak Razgatlioglu (Turkish Puccetti Racing) ha en la pole tras su brillante victoria en la Carrera Tissot Superpole, y dispuesto a perseguir un triplete que al inicio del fin de semana era impensable. Sin embargo, un susto en la primera cuerva le ha hecho retrocedera la tercera posición, delante de Bautista, mientras Rea y Michael Van der Mark (Pata Yamaha) iniciaban un reñido pulso por la primera posición.

Bautista ha adelantado al turco a continuación y se ha establecido en la tercera plaza, pero en la siguiente vuelta Razgatliglu le ha devuelto la maniobra. El adelantamiento forzado del piloto de Puccetti ha derivado en una caída, al derraparle la rueda trasera, y el talaverano se ha visto arrastrado al suelo.

El infortunio de Bautista ha abierto las puertas a Rea para sellar el título en Magny-Cours, aunque para ello debía ganar la carrera. El norirlandés se ha se ha volcado en la labor, y en el quinto giro ha superado al holandés de Yamaha en una apurada de frenada para tomar el mando de la carrera. Van der Mark ha continuado bregando con el de Kawasaki, y en el octavo giro ha recuperado el liderazgo con un adelantamiento por el interior.

A 11 vueltas del final, la Yamaha #60 se ha abierto demasiado y Rea ha visto hueco para recuperar la primera posición. El Campeón del mundo no ha concedido ya más oportunidades. Pese al persecución de las dos Pata Yamaha, con el holandés siempre en segunda posición y Alex Lowes rodando en la tercera, el piloto del Kawasaki Racing Team ha controlado la carrera con mano maestra hasta cruzar la línea de meta con 8 décimas de margen sobre van der Mark, más que suficiente para proclamarse campeón del mundo de Superbike de 2019 y volver a tocar la gloria en el trazado donde firma sus títulos desde hace tres años.

Hoy, el ya pentacampeón mundial lo ha firmado a dos manos, pues su celebración en la vuelta de honor, rodeado de su equipo, ha consistido en estampar su huella con la palma de las dos manos, al modo de las estrellas de Hollywood en el Paseo de la Fama. Rea es ya un campeón de cinco estrellas tras lograr el quinto título de la categoría reina con dos Rounds de anticipación para el cierre de un curso 2019 digno de un guionista hollywoodiense.