22
Mié, May
0 Nuevos artículos

Álvaro Bautista intentará mantener su aplastante dinámica ganadora en un circuito desconocido

Álvaro Bautista
Typography

Llega la quinta prueba de la temporada en el Campeonato del Mundo Motul FIM Superbike, y si la historia sirve de aviso, habrá un espectáculo de grandes proporciones para los fans en el Autodromo Internazionale Enzo e Dino Ferrari di Imola. En este escenario, los espectadores han sido testigos de épicos enfrentamientos, como el duelo final de 2002 o la Carrera 2 de 2018, y esta edición prometen más emociones fuertes. Después de un descanso de cuatro semanas, los diecinueve inscritos en la categoría reina están más que dispuestos a robar el espectáculo.

En el amplio léxico de los términos musicales con origen italiano, uno de los más utilizados es el aria, una actuación en solitario en la que el cantante exhibe su brillantez en solitario. Tradicionalmente, la mayoría de los vocalistas protagonizan ese momento a medida que avanza la historia, pero hasta ahora en esta producción ha habido poco espacio para que se luzcan otros protagonistas al margen de un actor principal. Incluso en Assen, un circuito que muchos habían trazado como un potencial circuito crítico para la Ducati V4 R, Álvaro Bautista (Aruba.it Racing - Ducati) pudo imponer su autoridad sobre sus rivales, aunque con un margen severamente acortado.

La estrella talaverana brilla cada vez más y, sin embargo, con cada ‘Round’ aumenta el riesgo de que los focos viren hacia otra persona. Bautista conocía las cuatro primeras pistas del calendario antes de subirse a bordo de la V4 R; no puede decirse que ese sea el caso con Imola. Incluso con un test de un día a sus espaldas (condicionado al final por la lluvia) el piloto de 34 años estará por una vez en desventaja en cuanto a experiencia, aunque, para ser justos, será el único dentro de la escuadra de Borgo Panigale con ese hándicap.

El Round Pirelli de Italia en la carrera de casa para Ducati y la multitud se volcará previsiblemente con las motos rojas. Chaz Davies (Aruba.it Racing - Ducati), cuatro veces ganador en el Autódromo, conoce el escenario mejor que nadie y tratará de aprovechar la ventaja para imponerse sobre su compañero de equipo por primera vez este año.

Una victoria para cualquiera de los dos hombres sería un espaldarazo para Ducati después de su test privado hace diez días, pero la palabra en la mente de Kawasaki podría ser vendetta. La última vez que el fabricante japonés no ganó ni una carrera en los cuatro primeros Rounds fue en 2011, en la era pre-Provec Racing. De manera similar, Jonathan Rea (Kawasaki Racing Team WorldSBK) no había disputado cuatro Rounds consecutivos sin firmar un triunfo desde sus días en Honda.

Estas son aguas inexploradas para los hombres de verde, y la visita al territorio de su rival no podría llegar en un momento más delicado. Sin embargo, las esperanzas siguen siendo elevadas ante la primera de las dos citas italianas del calendario. Después de todo, este es el primer evento que el norirlandés dominó plenamente el año pasado, por no mencionar sus demoledoras actuaciones consecutivas en 2014 y 2015. Imola fue donde hizo Rea hizo el clic en 2018: ¿podría ser un punto de inflexión en 2019?

Y hay otras preguntas en el aire: ¿Qué piloto de Yamaha será el que más destacado en esta ocasión? Marco Melandri (GRT Yamaha WorldSBK) obtuvo el primer podio de la marca azul en Australia, seguido de un triplete de terceras posiciones por parte de Alex Lowes (Pata Yamaha WorldSBK Team) en Tailandia. Después, en MotorLand Aragón, Sandro Cortese (GRT Yamaha WorldSBK) se despachó con una asombrosa actuación en la tanda clasificatoria y Michael van der Mark (Pata Yamaha WorldSBK Team) protagonizó un épico regreso a casa en Assen, solo siete días después.

No hay escasez de pilotos sobre las YZF R1 capaces de llevarse el bronce, la única duda es si (o más bien, cuándo) uno de los cuatro puede moverse más allá del papel de reparto y reclamar ese papel principal. La pareja del Pata Yamaha obtuvo la primera ventaja en 2019; a la inversa, Melandri es el único con experiencia en el podio de Imola.

Piano Piano, si va lontano se dice en Italia. En lenguaje deportivo, “con constancia y regularidad se gana la carrera”. Puede que no sea lo que se espera de un deporte donde manda la velocidad, pero explica bien la mentalidad que hay detrás del desarrollo que se está haciendo con la BMW S1000 RR.

Las actualizaciones han ido llegando gradualmente entre un Round y el siguiente,  y en paralelo han ido aumentando los resultados de Tom Sykes y Markus Reiterberger (BMW Motorrad WorldSBK Team). El fabricante alemán apuesta por el juego largo en su regreso completo y oficial a WorldSBK, y cada carrera es una nueva prueba del potencial de su nueva montura. Será interesante ver qué puede poner sobre la mesa en este quinto Round.

El Moriwaki Althea Honda Team se encontró en una situación similar al comienzo de esta temporada, aunque sin moto nueva; sin embargo, sus resultados todavía no han sido tan alentadores. El fabricante japonés está apoyando plenamente el proyecto, por lo que no debería pasar mucho tiempo antes de que veamos al dúo que forman Leon Camier -3º en Imola en 2011- y Ryuichi Kiyonari en posiciones más destacadas de la parrilla.

La acción en el Autodromo Internazionale Enzo e Dino Ferrari di Imola empieza el viernes 10 de mayo con las primeras sesiones libres. Después de la tanda clasificatoria del sábado por la mañana, los semáforos se apagarán para la Carrera 1 a las 14:00 horas.