16
Mar, Oct
0 Nuevos artículos

El Mundial de Supersport 300 hace parada en Donington Park para su cuarta ronda

Motociclismo
Typography

Tres carreras, tres ganadores, ocho pilotos diferentes en el podio... La temporada del Campeonato del Mundo FIM Supersport 300 está siendo muy emocionante hasta el momento, y hay una separación escasa entre los mejores pilotos. El calendario llega a su ecuador en el circuito de Donington Park, y por tanto el margen de error se estrecha: El reto para aspirar al campeonato puede convertirse en una cuestión de ahora o nunca. Hay varios pilotos de nivel mundial que se han encontrado de repente con la espalda contra la pared, y por tanto se espera una carrera no apta para cardiacos en el templo del motociclismo del Reino Unido.

El éxito en WorldSSP300 se basa en encontrar el momento adecuado para atacar, y Ana Carrasco (DS Junior Team) ha demostrado ser una experta en hacer justamente eso. La española estuvo asombrosamente dominadora en Imola, llevándose la Superpole por casi un segundo y continuando después con su primera victoria de 2018, un éxito que valía además el liderato del campeonato. A juzgar por su consistencia hasta el momento - es la única del grupo que ha terminado en el top 6 en todas las carreras de este año, y ha comenzado todas las carreras no más lejos de la cuarta posición - Carrasco es el objetivo a batir.

El debutante Luca Grunwald (Freudenberg KTM WorldSSP Team) no pudo repetir su victoria de Assen en la cita italiana, pero con su cuarto puesto, el alemán sigue segundo y a solo tres puntos de la piloto murciana. Grunwald ha destapado sus puntos fuertes sobre la KTM, y bien podría robar otra victoria en la última vuelta de Donington.

Otro piloto cuya discreta regularidad lo ha mantenido en una posición privilegiada para luchar por el campeonato es Glenn van Straalen (KTM Fortron Racing Team). Puede que el holandés no haya liderado muchas vueltas, pero siempre está cerca del frente, un buen recordatorio de que el campeonato es una maratón, no un sprint.

Scott Deroue (Motoport Kawasaki) estaba en un tris de lograr su tercer podio consecutivo en Imola, pero un error en la última vuelta lo dejó fuera de combate. El holandés perdió el frontal de su moto en Acque Minerali, un jarro de agua fría para él, y ahora buscará recuperarse en Donington, donde terminó tercero el año pasado.

El ganador de Donington en 2017, Mika Pérez (Kawasaki ParkinGO Team) escaló quince puestos en Imola para anotar ocho puntos tras comenzar la carrera desde la octava fila. Fue un fin de semana difícil para el piloto de Altea, quien había conseguido dos Superpoles previamente esta temporada, pero su actuación fue alentadora. De repetir victoria en el Reino Unido, Pérez dispararía sus posibilidades de regresar a la pelea por el título.

En Imola, Koen Meuffels (KTM Fortron Junior Team) se fue al suelo por segunda carrera consecutiva, una gran decepción para el ganador de la carrera de Aragón, que había logrado colocarse en el grupo delantero. Meuffels nunca ha dejado de rodar con los más rápidos esta temporada, pero solo tiene esos 25 puntos para demostrarlo. El holandés estará desesperado por anotar en Donington y revitalizar sus aspiraciones en el campeonato.

Uno de los aspectos más destacados de Imola fue la mejora observada por los pilotos de Yamaha durante todo el fin de semana, con Galang Hendra Pratama (Biblion Yamaha Motoxracing), Manuel González (Pertamina Almería BCD Junior Team por MS) y María Herrera (BCD Yamaha MS Racing), quien firmó la vuelta más rápida, luchando por puestos de podio durante toda la carrera. En Donington, no sería sorprendente ver más Yamaha YZF-R3 en la lucha por los cajones.